lunes, 6 de julio de 2009

PRECIOSO...

Como en realidiad no tengo mucho qué hacer comentaré...

Ayer mi madre me contaba muriéndose de la risa, que equivocó el día y pensaba que era domingo, por lo cual se fue muy rimbombante, recien bañada y con el dedo listo para ejercer el voto y obtener la tinta indeleble que te ponen como igual a que taches el nombre de alguien.

Total, que se fue, llegó y cual, que nada, no había tal casilla, y el letrero no era muy grande porque no lo vio de primera, y una señora CASI amablemente le dijo que ese día era sábado y no domingo como decía el letrero.
Claro ella muy tranquilamente subió a su auto y se fue con el "compadre" a comer. Después de ir TODO el camino riendose por semejante equivocación, mi hermana mayor, después de haber sido enterada del suceso, le dijo que podría ser la primera mujer en TODO el país que fue a cumplir su deber ciudadano.

Por risas no paramos, claro es muy gracioso este tipo de equivocaciones, y hoy fue a cumplir su deber ciudadano. Muchos fueron y eligieron el dichoso voto balnco, otros no pudieron votar porque la "señorita" les dijo que el proceso para el cambio de credencial era ir a cancelar en el estado donde vivía antes, lo cual es erróneo.
Otros no fueron porque se quedaron dormidos, y unos.. simplemente no quiseron votar.
Hoy por hoy muchas personas disfrutan del deber ciudadano, otros se sienten mal al final del día por no cumplir, pero en realidad lo que cuenta es el numerito de quien ganó y quién no.

Tal vez si dejamos un tiempo más en el poder al partido que está ahora pueda demostrar que las cosas pueden ser hechas, pero la verdad, es que ya dejamos demasiado tiempo en el poder a un partido y fueron 80 años en el que el pais creció y aprendió a la mala y no se piensa repetir.

Uno no se debe caer con la misma piedra... a menos que sea uno pendejo.
A ver a dónde nos lleva todo esto.

1 comentario:

Mo Ka Hammeken dijo...

Eso de la "ilustrada" señorita me pasó a mi... de ir a darme de baja... que bueno que la gente capaz tiene trabajo, si no este país se moriría de hambre. Claro que las dos veces que fui tenia unos aretes monísimos y no repitió zapatos.